Desde que se declaró el estado de alarma, la compañía ha seguido activa, suministrando a supermercados y tiendas de alimentación, cumpliendo con los plazos de entrega a los profesionales mayoristas.

Habitualmente, sus productos también llegan a hoteles, caterings, restaurantes, bares y marisquerías, de ahí su empatía con este sector,  con el que se solidariza y al que desea impulsar ahora que poco a poco empieza a retomar la actividad, conforme se avanza en el proceso desescalada.

Además, dentro de su programa de Responsabilidad Social Corporativa, la compañía ha donado al Banco de Alimento de Jaén 2.000 kilos de productos.

Mariscos Castellar se une a #EstoNOtienequePARAR y mantiene su actividad para poder abastecer la demanda social y profesional de sus productos, contribuyendo a la activación de la cadena alimentaria y el canal HORECA.