Se trata de dos referencias clásicas y tradicionales, una de turrón duro y otra de blando. El primero se presenta en formato de torta imperial, con un peso neto de 200 g.

Este formato es mucho más agradecido para el consumo que la clásica tableta de turrón duro, ya que se trata de una torta circular, muy fina, que puede partirse en porciones muy fácilmente con los mismos dedos

La referencia de turrón blando se presenta en formato de tableta tradicional, con el mismo gramaje que la torta, de 200 g netos.

Ambas referencias son de calidad suprema, y se elaboran con almendras seleccionadas de la mejor calidad, manteniendo así la misma filosofía empresarial desde su origen en 1953, el sabor y la calidad como seña de identidad.

Además de esta nueva línea de turrones, mantienen sus tradicionales y artesanos mazapanes tipo soto que son referencia a nivel nacional. El clásico Mazapán de Montoro, su producto estrella, líder de ventas de su categoría en la mitad sur peninsular y que llevan fabricando desde hace más de 65 años. Y el Bombón de mazapán, referencia que lanzaron en 2009 para llegar a un público más joven, y que ha tenido también muy buena acogida en el mercado.

Se trata de un mazapán de soto, bañado en una fina cobertura de chocolate con leche –mucho más suave que el chocolate negro– consiguiendo así mantener nuestro exquisito sabor y añadir a su vez un leve gusto a chocolate. En definitiva, nuestro sabor tradicional, hecho bombón«.