Entradas

En las últimas semanas, el mundo se ha detenido, pero el vino ha seguido su evolución natural. Y, con la llegada de la nueva estación, ha nacido Tío Pepe en Rama, cuya saca 2020 ha estado marcada por un invierno anormalmente seco y templado, que ha dado paso a una primavera fresca y lluviosa.

González Byass quiere aportar su granito de arena destinando los ingresos de la nueva saca de Tío Pepe en Rama 2020 a apoyar la reapertura de la hostelería. Porque juntos hemos superado muchas situaciones críticas y juntos seremos más fuertes y recuperaremos las ganas de disfrutar de nuestra gastronomía y joyas enológicas.

Viña Dulce Nombre es un “Vino Finito” de González Byass, un vino infinito en edad, pero finito en vida, casi deliberadamente “olvidado” para, deliberadamente, volverlo a encontrar. Junto a este lanzamiento, la bodega también presenta Alfonso 2/6.

Singularidad, expresión del terroir, finura y elegancia definen la esencia de Viña Dulce Nombre. Este vino amplía la categoría de “Vinos Finitos” de González Byass. Procede de las últimas uvas de Palomino Fino que se vinificaron en dulce en los lagares de Viña Canariera, en el corazón del Pago de Carrascal, recuperados para la vinificación de la Pedro Ximénez. Hoy, la bodega jerezana presenta este vino que ha permanecido en crianza estática desde 1986 y que, por su escasez, es imposible replicar en el futuro.

Dulce Nombre transmite la historia de Jerez. Es un vino que muestra el resultado de la vinificación “en dulce” de la Palomino Fino, muy común en Jerez hasta los años 80 del siglo pasado. Actualmente, la varietal reina del Marco está asociada a la elaboración de vinos finos y olorosos, eminentemente secos, alejando cualquier relación con lo que sucedía hace 40 años. Dulce Nombre innova con el pasado rescatando antiguas elaboraciones para ofrecer al mundo un vino único, fuera de la categorización habitual y que había permanecido oculto en la bodega.

Bodegas Barbadillo ha presentado Erytea,  un nuevo vino blanco joven elaborado 100% con uva verdejo.

Esta uva, informa la compañía, se cría en la Finca Santa Lucía en Jerez Superior, el suelo de albariza se ha convertido en el hogar de esta variedad ajena a estas tierras. La situación de estos viñedos, en una zona interior, y el microclima de la zona favorecen la buena maduración de esta uva.

Erytea, informa la bodega en un comunicado, es un vino perfecto para acompañar pescados azules, mariscos al vapor o cocidos como los mejillones, las almejas o los berberechos. Una sepia o pulpo a la plancha también se puede maridar con este blanco joven. Para los más innovadores este vino puede probarse con quesos poco envejecidos, ahumados de pescados y con los escabeches de mejillones o aves.

Bodegas Barbadillo explica el nombre de este nuevo vino por desde su raíz gaditana. Se dice que Cádiz es la ciudad más antigua de Occidente y que en sus, casi, 3.000 años de antigüedad se ha ido transformando el archipiélago de tres islas, a las que los griegos llamaron “Gadeiras” en lo que hoy en día es la Bahía de Cádiz.

Erytheia era la isla más al norte y desde ella se podía contemplar Hispania, puede que esta fuese una de las razones por la que los fenicios decidiesen instaurar Gadir -lo que hoy es Cádiz-, la perla de occidente.

Su nombre, así como el color azul que corona la botella y predomina en la etiqueta homenajean a esos primeros griegos que bautizaron esta tierra.

Vermouth La Copa Reserva
Vermouth La Copa Reserva

Vermouth La Copa Reserva

Con el lanzamiento de Vermouth La Copa Reserva, González Byass completa su gama de vermouths compuesta por La Copa Rojo, La Copa Blanco y La Copa Extra Seco.

Las primeras referencias de vermouth en González Byass datan de 1896. Hoy, 123 años más tarde se presenta La Copa Reserva, un genuino vermouth jerezano que se basa en una receta y diseño original que el Archivo Histórico de la bodega ha podido recuperar, más de 100 años después, gracias a la extraordinaria labor de conservación realizada.

Vermouth La Copa Reserva está elaborado a partir de un perfecto ensamblaje de Olorosos y Pedro Ximénez junto con una cuidada selección de aromas como ajenjo, clavo, naranja amarga, canela, nuez moscada, ajedrea y quina. Esta delicada elaboración se completa con un envejecimiento en botas de roble americano, cuidadosamente seleccionadas en bodega y envinadas con nobles olorosos, durante 12 meses.

Este aperitivo, que resulta perfecto para recuperar la clásica «hora del Vermouth«, es de color caoba y ofrece un profundo aroma especiado donde se acentúan notas de pasas, vainilla, clavo y canela que se funden en un elegante amargor final fruto del noble aporte del roble. En boca, su suavidad y elegancia recuerdan su origen de Jerez.

Como ya sucedieran con La Copa Rojo, La Copa Blanco y La Copa Extra Seco, para elaborar este vermouth, González Byass solo ha tenido que mirar al pasado y recuperar su tradición.