Entradas

Se trata de un vino rosado elaborado con uvas Tintilla y Palomino Fino procedentes de viñedos propios de tierra albariza, ideal para tomar cuando apriete el calor sin renunciar al carácter y la autenticidad que aporta el origen y el terruño 

Albariza amplía su gama con el lanzamiento de Albariza Rosé, un vino rosado que, como su hermano 100% uva Palomino Fino, tiene su principal referente en el terruño, el máximo exponente de la personalidad de nuestras viñas de tierra albariza. El grupo bodeguero José Estévez opta para la elaboración de su nuevo vino por dos varietales de uvas autóctonas de Jerez, Tintilla y Palomino Fino, lo que da como resultado un rosado con todo el carácter, una apuesta por la autenticidad, por el origen –tanto por la tierra como por las variedades- que resulta una vez más ganadora y que se ha convertido en una de las principales señas de identidad de la bodega. Se trata, en palabras de la propia casa, “de una nueva apuesta de Estévez por Jerez y también por la innovación, pero siempre bajo la premisa innegociable de que sean productos ‘kilómetro 0’ en lo que se refiere a su procedencia, 100% del Marco de Jerez”.

Albariza Rosé está acogido a la indicación geográfica protegida ‘Vinos de la Tierra de Cádiz’, igual que el Albariza Blanco. En su etiquetado está presente el caballito de mar que se ha convertido en todo un icono que hace reconocible de manera inmediata la marca tanto en bares y restaurantes como en lineales del canal de alimentación. Aparte de su fuerza visual, el caballito de mar significa para José Estévez el recuerdo de que hace millones de años la mayor parte de la campiña de Jerez estaba cubierta por el Océano Atlántico y que la tierra albariza en la que crecen los viñedos es fruto de la sedimentación de organismos marinos y arcilla; precisamente la descomposición de la roca madre y las conchas y fósiles son los responsables de la alta mineralización de la tierra.

Albariza Rosé se define como un rosado pálido, con un color más claro de lo que ha venido siendo tradicional en España para este tipo de vinos, en consonancia con las tendencias cromáticas que se vienen detectando en los últimos años a nivel internacional para los rosados. De hecho, su fermentación se realiza a baja temperatura, casi como si fuese un blanco, pese a que la Tintilla, como se ha señalado, comparte protagonismo con la Palomino Fino. Se trata de un vino fresco y ligero, que aunque se puede consumir perfectamente durante todo el año, tal vez tiene en primavera y verano su momento de máximo apogeo. 

 

El mercado de los vinos rosados está en plena expansión en España durante los últimos diez años. Desde José Estévez no se busca con Albariza Rosé un público predefinido, pero es un hecho que los datos sectoriales disponibles indican que el público que se ha acercado al mundo de los rosados en los últimos años es básicamente joven, con un importante tirón entre las mujeres.

Albariza Rosé presenta un color rojo cebolla pálido. En nariz es intenso, fresco, afrutado y salino a la vez, con ciertos recuerdos a manzana roja; en boca es suave y agradable presenta una mezcla de intensidades de las variedades Tintilla y Palomino Fino. Ambas provienen de la tierra albariza y por tanto nos dejan ese recuerdo calcáreo en boca dando al final un toque salino sutil y una mineralidad muy particular.

En cuanto a las posibilidades de maridaje, hay que recalcar que arroces, pescados azules, mariscos, ensaladas y pasta van estupendamente con Albariza Rosé, pero sin dejar de lado otras propuestas a las que antes eran ajenas este tipo de vinos, desde embutidos en los entrantes a postres, sobre todo en los que hay presencia de cítricos o fresas, un vino que, en definitiva, abarca toda la mesa.

Para La Guita, hay feria. Con todos en casa, la icónica marca de Sanlúcar pone en marcha un reto fotográfico a través del que premiará las fotos realizadas en nuestros hogares vestidos con traje de flamenca, de corto o de chaqueta, como dictan los cánones del buen vestir en el Real. Como cada año, el hecho de sacar el traje del armario y ponerlo a punto para la Feria, es un ritual que La Guita no quiere que dejemos de disfrutar, ya que supone un momento muy especial para todos. Si las casetas son una extensión de nuestras casas, este año La Guita pretende que sea al revés. El objetivo es que, aunque no pisemos el albero, tengamos un poco de Feria y que reconozcamos, al mismo tiempo, a todos los que están luchando en estos momentos.

Los 100 ganadores recibirán en casa una caja de La Guita y además podrán enviar otra al héroe de esta crisis que elijan. 200 cajas en total. Además de a médicos, sanitarios y fuerzas de seguridad, también podremos enviarlas a los héroes particulares que todos tenemos y que cada día se exponen en sus trabajos: reponedores, farmacéuticos, quiosqueros, servicios de limpieza, etc. La Guita quiere que nos acordemos de todos.

Para participar basta con publicar la foto vestido para la ocasión en Instagram con la etiqueta #Yovivolaferiaencasa entre el 15 de abril y el 3 de mayo. Toda la información se encuentra disponible en las redes sociales de La Guita y en www.laferiaencasa.com. Además, en esta web estará disponible un Pack Especial de Feria, que incluirá de regalo por cada caja de manzanilla un completo kit de ambiente ferial con farolillos, cubos enfriadores, guirnaldas, servilleteros, vasitos y sevillanas para que los salones de nuestras casas nos hagan sentir un poco como en nuestras casetas.

Con esta iniciativa el grupo bodeguero José Estévez muestra una vez más la implicación que tiene con la ciudad de Sevilla. La Guita es líder en ventas a nivel nacional y uno de los iconos más reconocibles de la Feria. Es por ello que esta acción, sin olvidar los durísimos momentos que estamos viviendo, pretende llevar un poco de la alegría de la Feria allá donde más se está luchando y revivir ese ambiente en nuestras casas.

 

Se trata de un vino mono varietal de uva verdejo, proveniente de cepas viejas y criado durante cuatro meses sobre lías, con el que da un salto de calidad en esta D.O.

José Estévez, S.A. acaba de lanzar al mercado El Tutor, Verdejo Selección Especial 2018, un blanco de Rueda con el que pretende seguir creciendo en esta denominación de origen (D.O.) que está tan de moda entre los consumidores.

Rueda es una D.O. que sigue de plena actualidad en la vitivinicultura española, con un crecimiento año tras año próximo al 10%. Durante el último ejercicio comercializó cerca de 92 millones de botellas.

“Este vino te puede enseñar muchas cosas” es el posicionamiento elegido por Estévez para El Tutor.Efectivamente, este vino enseña el valor de una cuidadosa selección de cepas; la intensidad y la frescura que aporta la uva verdejo; los aromas frutales, especiados y minerales… un viaje equilibrado que se percibe con todos los sentidos. Incluso en su original etiquetado, en el que aparece un hombre vestido de época –el tutor- pero con cabeza de rapaz nocturna, lanza una referencia implícita al buen hacer y conocimiento, ya que en la antigua Grecia se la relacionaba con la sabiduría.

El Tutor es un vino 100% uva verdejo, que proviene de viñedos de más de 30 años de antigüedad de una gran calidad (y, en consecuencia, de escaso rendimiento, apenas unos 4.000 kilos/hectárea), situados a 750 metros de altitud media -en los municipios de Rueda, La Seca y Pollos- y en los que la vendimia se realiza de

manera manual. Durante su proceso de elaboración, el vino permanece durante cuatro meses sobre lías… son características todas ellas que dan como resultado que El Tutor Verdejo Selección Especial 2018 sea un Rueda, sin duda, de una calidad superior.

La nota de cata define a El Tutor como un vino amarillo pálido, con reflejos verdosos, muy aromático, con un amplio abanico de aromas varietales (heno, balsámicos, cítricos) a los que hay que sumar la complejidad que añade su período de maduración sobre lías. En boca es un vino bien estructurado, equilibrado, untoso, aterciopelado y de largo retrogusto, ideal para acompañar mariscos, pescados e incluso foie, quesos curados y arroces.

Con El Tutor, José Estévez se fija como objetivo completar y fortalecer su gama de vinos en la D.O. Rueda. Tras los lanzamientos de Viña Esperanza (100% verdejo) y Castillo de Miraflores (100% verdejo semidulce natural), este vino se convierte en la tercera referencia del grupo en la pujante D.O. de Castilla y León. Debido a su calidad superior, la aspiración que se ha marcado Estévez con su lanzamiento no es otro que el de “dar el salto definitivo del copeo en barra a la mesa”.

José Estévez es un grupo bodeguero familiar radicado en Jerez de la Frontera que tiene el respeto por la viña y el vino su principal seña de identidad. Con 800 hectáreas de viñedo propio, es el mayor viticultor del Marco de Jerez y de Andalucía y cuenta en su portafolio con nombres clásicos de las D.O. Jerez-Xérès-Sherry, Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda y Brandy de Jerez como son Marqués del Real Tesoro, Valdespino y La Guita. En los últimos años viene desarrollando un plan de expansión que por ahora se traduce en su presencia en las siguientes D.O.: Rueda, Rioja, Cava y Champagne, además de Tierra de Cádiz.