Entradas

En los últimos años el uso de los formatos monodosis de aceite virgen extra y vinagre ha tenido un gran crecimiento, sostenido por su practicidad y contribución del gasto en sala. La demanda de este formato, en las últimas semanas, ha cobrado un especial protagonismo al tratarse de una porción individual, que contiene una ración exacta para una persona, por lo que se requiere una mínima manipulación para su consumo, aumentando la seguridad alimentaria y disminuyendo las posibilidades de transmisión del coronavirus y otras enfermedades, frente a otros envases que pasan de mano en mano multiplicando las posibilidades de contagio, permitiendo a los profesionales de la restauración, ofrecer una solución higiénica y segura a sus comensales y clientes.

La monodosis de la marca Capricho Andaluz y Borges son las primeras del mercado que alcanzan el uso de hasta un 95% de material reciclado en sus envases garantizado por la certificación ECOSENSE, un sistema de economía circular que minimiza el impacto sobre el medio ambiente.

Además de las monodosis de aceite virgen extra y vinagre, bajo la marca Capricho Andaluz también se comercializan otros envases de uso individual tales como sets de ensaladas, aceite y vinagre ecológicos, condimentos (sal, pimienta y edulcorante), tomate natural triturado, patés, mermeladas, dulce de membrillo, miel, salsas (kétchup, mostaza y mayonesa), y salsa de soja, abarcando un amplio abanico de momentos de consumo.

Capricho Andaluz obtiene el certificado ECOSENSE

Capricho Andaluz, empresa del Grupo Borges International Group, ha sido certificada con el distintivo ECOSENSE por la incorporación de plásticos reciclados en la fabricación de sus tarrinas monodosis. El certificado ECOSENSE es la iniciativa de la Fundación Plastic Sense para consolidar un modelo de economía circular en los envases de plásticos multicapa. A su vez, permite divulgar la labor de aquellas empresas, como Capricho Andaluz, que introducen en sus procesos productivos plásticos multicapa reciclados como materia prima de segunda generación garantizando a su vez la reintroducción, en el circuito productivo, para la fabricación de nuevos envases. Además, el material con el que se fabrican las tarrinas monodosis es 100% reciclable.

Capricho Andaluz comercializa al año más de 100 millones de tarrinas monodosis fabricadas con plásticos reciclados

Gracias a la obtención de este certificado Capricho Andaluz se convierte en la primera empresa envasadora de aceite en obtener el certificado ECOSENSE al cumplir los requisitos del Procedimiento de Envasadores PS-RPM-ENV en relación con la utilización en sus procesos productivos de material plástico reciclado proveniente de polímeros multicapa.

Con esta medida, el grupo demuestra, una vez más, su preocupación por la protección del medioambiente, aportando soluciones sostenibles y anticipándose a la nueva legislación.

Las tarrinas monodosis de las marcas Borges y Capricho Andaluz son 100% reciclables y se fabrican con materiales reciclados, garantizando el ciclo de economía circular

Capricho Andaluz, actualmente, fabrica al año más de 100 millones de tarrinas monodosis, los que se prevé duplicar en los próximos años, con su reciente ampliación de la planta industrial llevada a cabo a finales del 2017.  La creciente demanda de esta tipología de productos ha hecho que el grupo se planteara distintas alternativas para minimizar el impacto de su actividad en el medioambiente. Al mismo tiempo, se busca fomentar el uso de buenas prácticas allí donde está presente. Es por esto que todas las tarrinas monodosis del grupo ya sean de aceite de oliva virgen extra, vinagre de vino, vinagre balsámico de Módena, salsa Soja o salsa vinagreta llevarán el logo de la certificación ECOSENSE garantizando así la economía circular.