Entradas

En mayo el calor se deja notar y no hay nada mejor para combatirlo que recetas fresquitas. En Andalucía Sabe siempre apostamos por los productos andaluces, por eso te proponemos estas recetas de verano con frutas y verduras de temporada. ¡Con origen siempre en el Sur! No te las pierdas.

 

Las frutas y verduras deben ser elementos imprescindibles de nuestra dieta si queremos mantener una alimentación equilibrada.

 

Si no eres demasiado fan de estos productos que nos da la tierra, ¡no te preocupes! Hemos seleccionado unas recetas fáciles y sabrosas con frutas y verduras andaluzas como base. Estamos seguros de que os haréis más aficionados a estos productos tan nuestros.

 

Vasito de melocotón y cerezas

Empezamos el recorrido con un postre perfecto para cualquier momento del día. Una dosis doble de fruta, con  una aportación de fibra, sabor y frescor ¡única!

 

 

Para elaborarla solo necesitas: 3 ó 4 piezas de melocotones, 250 gramos de cerezas, unas hojitas de albahaca, un puñadito de piñones, 1 limón, una cucharada de azúcar y, por supuesto, aceite de oliva virgen extra de Andalucía.

La elaboración de esta receta con frutas de temporada es muy sencilla. Primero, en una sartén, tostamos levemente los piñones.

A continuación, los colocamos junto con la albahaca, el azúcar y un chorro de aceite de oliva en un recipiente para la batidora. Trituramos los ingredientes y reservamos.

Seguidamente, pelamos y cortamos los melocotones en daditos, deshuesamos y cortamos las cerezas por la mitad.  

Finalmente, mezclamos las dos frutas en un bol y añadimos el zumo de medio limón. Repartimos el contenido en vasitos y le añadimos 3 ó cucharaditas de la mezcla que elaboramos anteriormente. 

Removemos todo y decoramos con un poco de albahaca y rodajitas de limón. 

 

Ensalada de calabacín, espinacas y quinoa

La segunda propuesta con productos andaluces es esta riquísima ensalada de calabacín y quinoa. Una receta de verano sana, ligera y sabrosa.

 

Para elaborarla necesitas: unos 150 gramos de quinoa, una pieza de calabacín, unos 125 gramos de espinacas, un aguacate y un limón. Para el aderezo solo necesitas sal, pimienta y aceite de oliva.

 

¡Los pasos son muy sencillos! Lo primero que tenemos que hacer es cocinar la quinoa y escurrirla. 

Mientras, cortamos el calabacín en tiras muy finas y el aguacate en cubitos. En una sartén, con solo unas gotitas de aceite, cocinamos levemente el calabacín y lo retiramos.

Seguidamente, mezclamos con la quinoa y añadimos las espinacas. 

 

Por último, vertemos el aceite, la ralladura y el jugo de limón. Sal y pimienta.

Sirve la ensalada de quinoa, calabacín y espinacas.

 

Chips de zanahoria

¿Quién dijo que cocinar un snack saludable es complicado? Te traemos una receta, perfecta para el picoteo de los atardeceres de verano. El ingrediente principal es la zanahoria.

 

 

Por ello, necesitaremos cinco zanahorias, Aceite de Oliva Virgen Extra, Pimentón y sal y pimienta al gusto.

Para cocinarlas, precalentamos el horno a 180° C, pelamos las zanahorias y las cortamos en rodajas muy finitas.

Cubrimos la bandeja del horno con papel y añadimos las rodajitas de zanahoria. Sobre estas, vertemos un chorro de aceite de oliva. Horneamos durante 10 ó 15 minutos.

Una vez cocinadas, añadimos las zanahorias en un bol cubierto con papel de cocina, para que suelten los jugos. Las sazonamos con sal y pimienta. Por último, espolvoreamos nuestros chips de zanahoria con pimentón, ¡y listo! Solo tienes que dejar que se enfríen a temperatura ambiente. 

 

Helado de fresa ¡sin heladera!

Y de postre elegimos la fresa de Andalucía como ingrediente principal. 

Aunque creas que es muy difícil elaborar helado casero ¡te equivocas! Así nos lo ha demostrado esta receta de El Comidista de El País. Solo necesitas:  500 gramos de fresas de Huelva, 200 mililitros de nata para montar, 150 mililitros de leche condensada. 

 

 

En primer lugar, lavamos y secamos las fresas. Las cortamos en rodajas finas y las colocamos en una bandeja. Las tapamos y las metemos en el congelador durante al menos 6 horas.

Seguidamente, montamos la nata, sacamos las fresas del congelador y las trituramos en una picadora junto a la leche condensada. El objetivo es conseguir una crema espesa.

A continuación, vamos añadiendo la nata y la metemos en el congelador, durante otras 6 horas, mínimo.

Sacar el helado a temperatura ambiente 10 minutos antes de consumirlo.

Esperamos que estas recetas de verano con frutas y verduras de temporada te hayan gustado. Atrévete a cocinarlas estos días con productos andaluces.